¿Qué es embudek?

Embudek es el nuevo invento para acabar con la tentación del vertido de aceite usado por el fregadero de la cocina, un embudo ecológico y su nombre viene de conjugar el nombre de embud-o con la palabra ecológico (ekológico). También se puede asociar con el nombre del inventor del dispositivo, D. Maciek Budek (MBUDEK).

El procedimiento actual para depositar y posteriormente reciclar el aceite usado es laborioso para cualquier hogar, ya que dicho aceite debe recogerse en algún tipo de recipiente cerrado, que generalmente no sabemos dónde colocar o guardar.

Surge de la idea de obtener un punto fijo para el vertido del aceite usado, aceite procedente de fritura de alimentos, aceite sobrante procedente de latas de conserva que fomenta su sabor y conservación u otros aceites vegetales.

La invención de EMBUDEK consiste en un dispositivo previsto para el reciclado y almacenamiento provisional de aceite usado procedente de la cocina, cuya principal ventaja distintiva es la sencillez en su uso y su modo de instalación, tanto en encimeras como en el interior del armario de bajo del fregadero.


Embudek pretende evitar la tentación de verterlo por el fregadero, pretende crear en cualquier hogar un sistema fijo de vertido homogeneizado para el almacenamiento provisional de dicho residuo en el ámbito del hogar, igual que los cubos previstos para la basura orgánica, envases, papel o para el vidrio.

El dispositivo consta de cuatro piezas fabricadas de PVC, material resistente a las más altas temperaturas alcanzadas por los aceites fritos, donde previamente antes de elegir y montar en la cocina el punto fijo de vertido de aceite usado, requiere su adecuada ubicación en la encimera para asegurar la superficie y el espacio en el interior del armario de la cocina.


A continuación la sencilla colocación y fijación del recipiente en la encimera de cocina permite enganchar fácilmente el bote de cristal (4 distintos tamaños) o una botella de plástico.

El interior del embudo dispone del espacio para incorporar el colador que evitará la inserción de partículas de mayor tamaño, o ayudara escurrir el contenido de una lata o conserva, todo ello, coronado por una tapa. El hecho de incorporan una tapa que enrasa con la encimera, donde se ha instalado el dispositivo, permitirá que no emanen olores desde el receptáculo del aceite hacia el exterior, evitando malos olores del aceite almacenado, sobre todo teniendo en cuenta que, hasta llenarse el bote, pueden pasar varios días, semanas o meses (dependiendo del tamaño del recipiente enganchado y producción del aceite). De igual forma, la colocación de la tapa permitirá conservar la estética de la encimera, adecuando su diseño a la misma, facilitando la apertura y limpieza del embudo.

El dispositivo permitirá anclar diversos tipos de envases (botes de cristal estándar de distintos tamaños, botellas de plástico o similares) al cuerpo del embudo, de tal forma, que dichos envases alojen el aceite vertido para posteriormente ser trasladados a un punto limpio o de recogida de los mismos. Esto, permitirá reutilizar y dar un uso extra a los propios envases una vez que han sido empleados en su formato original, aumentando el impacto del reciclaje, no necesitando botes específicos o habilitados para tal efecto, ya que rentabiliza la vida útil de los elementos empleados en el reciclaje con el dispositivo.

Finalmente, hay que tener en cuenta, que el objetivo final del dispositivo es colaborar y facilitar la tarea del reciclado de aceite usado en las cocinas domésticas, como contaminante y productor más grande de este peligroso residuo sin poder controlar su vertido dentro del ámbito doméstico, ya sea procedente de alimentos conservados con él o bien, después de su uso durante el proceso de cocinado de los mismos.

¿De qué va este ambicioso proyecto?

Actualmente en España, según estudios de comercialización, se consumen más de 850 millones de aceite vegetal.

Cada consumidor genera al año unos siete litros de aceite doméstico usado.
1 cucharada de aceite usado contamina 25 litros de agua.

El RAUC (Residuo de Aceite Usado de Cocina) también incrementa en un 30% los costos anuales de operación y mantenimiento de las plantas depuradoras de agua.

Este peligroso residuo lamentablemente en mayoría, más de 150 millones de litros acaba en el fregadero.

Más preocupante es el volumen de agua potable necesario para este proceso limpiador que alcanza la cifra de 1.500 millones de litros anuales y una cifra de 750 millones de euros gastados en absurda tarea de limpieza que supone unos 40€ por hogar al año.

Estos datos demuestran la importancia que para el medio ambiente tiene evitar su vertido incontrolado.

¿sabías que…, usando el papel de la cocina para limpiar la sartén manchada de aceite puedes ahorrar más de 1 litro de agua limpia?

¿sabías que…, un litro de aceite contamina 1.000 litros de agua?

¿sabías que…, el aceite y el agua no se mezclan? Lo que disuelve en agua nunca se disuelve en aceite y lo que se disuelve en aceite nunca se disuelve en agua.

Objeto del proyecto

El proyecto consiste en buscar una solución barata y cómoda para el ciudadano para acumular el aceite usado de cocina (nuestro hogar – el mayor productor de este peligroso residuo) obteniendo de esta forma la colaboración del usuario al facilitarle la labor en Reducir, Reutilizar y Reciclar.

El procedimiento actual para depositar y posteriormente reciclar el aceite usado es algo complicado ya que debe recogerse en algún tipo de recipiente cerrado que no sabes dónde colocar y después llevarlo a algún punto limpio.

Surge de la idea de tener un punto fijo para verter fácilmente el aceite usado en la cocina y que se evite la tentación de verterlo por el fregadero con el fin de homogeneizar el sistema de almacenamiento de este residuo en nuestro hogar.

Por todo ello, con este sencillo soporte para almacenar aceite usado se pretende:

  1. Dar respuesta a un grave problema ambiental.
  2. Minimizar y eliminar un residuo altamente contaminante de la red de alcantarillado.
  3. No obstruir las tuberías.
  4. Reducir el elevado coste de limpieza de desagües gastando un importante volumen de agua mezclada con los detergentes.
  5. Facilitar la reutilización del agua depurada.
  6. Abaratar el coste de la depuración de aguas residuales.
  7. Disminuir la probabilidad de proliferación de organismos perjudiciales para la salud y los malos olores.
  8. Mantener y no gastar las aguas limpias.
  9. Ayudar en el cumplimiento de los objetivos de producción de energía renovables en España a través de la producción de biocombustibles.

Difusión del proyecto

Para la difusión de este sistema es necesaria la participación tanto de la Administración como del sector del Ciclo Integral del Agua y del servicio de Recogida de Residuos ya que este sistema generará la reducción de costes de tratamiento como de la protección del medio ambiente.

Dado que es el usuario final el que debe colocarlo en su domicilio es muy importante que conozca tanto el sistema como que se conciencie.

Por ello, es necesario realizar campañas y normativas que apoyen dicho sistema:
La administración podría apoyarlo a través de ordenanzas municipales, instrumentos fiscales y/o la realización de campañas de difusión y promoción de este sencillo sistema de almacenamiento de RAUC en nuestros hogares.

Desde el sector de la fabricación y distribución de aceite (cadenas de venta de los alimentos como Mercadona, Consum, Carrefour, Alcampo, Lidl, Aldi, Día…) podrían apoyar y por fin involucrarse en este ambicioso proyecto, participando constantemente en las campañas de concienciación entre sus clientes a la hora de vender cualquier botella de aceite. Lo suyo sería implantar en las cadenas de supermercados la recogida de este residuo, creando unas islas ecológicas para depositar provisionalmente los recipientes con el aceite usado. Las empresas de Recogida de Basura posteriormente se encargarían del transporte de los recipientes a las plantas de reciclaje.

La idea y el mensaje está claro, involucrar, concienciar, apoyar y enfrentarse seriamente con este grave problema que hoy por hoy ninguna de las cadenas de supermercados en España ofrece a sus clientes. Así mismo ya es momento de reconocer por las administraciones municipales la escasa o nula presencia de los puntos de recogida.

Si no se facilita la comodidad de poder depositar el bote con el aceite usado en los puntos estratégicos, la posición y residencia social con su pasividad a la hora de colaboración seguirá echando el aceite por el fregadero.

Cabe mencionar la Directiva 2004/35/CE - EUR-Lex - Europa EU.

El principio contaminador-pagador trata de establecer un marco de responsabilidad medioambiental basado en el principio conocido como quien contamina paga y sirve para la prevención y reparación de los daños ambientales provocados por un operador.

Pasos para su desarrollo

  1. Publicidad, elaboración de carteles, folletos informativos en el que se explica la problemática de los aceites usados y las normas de uso, programa, frecuencias y sistema de recogida de esta fracción. La campaña de difusión tiene que ser realmente importante y podría ser perfectamente repartida con la factura de agua potable o con la venta de cualquier botella de aceite, ya que introducir y fomentar un nuevo hábito de reciclaje en nuestros hogares necesita un esfuerzo especial por parte de la administración municipal y las empresas encargadas del suministro y depuración de agua así como de los distribuidores de aceite para informar a los ciudadanos.

  2. Reparto de piezas para su posterior colocación en las encimeras de cocina con un tamaño reducido y fácil de instalación adaptado para cómodamente enroscar un bote de cristal en caso de que el usuario opte por el vertido de aceite caliente (4 distintos tamaños de los botes homogenizados con fácil enganche) o una botella de plástico con rosca normalizada (para verter el aceite frío) donde todos por fin podemos tener un recipiente, punto fijo (igual que de la basura orgánica que hoy por hoy normalmente se encuentra debajo del fregadero) para depositar aceite usado en nuestras cocinas.

  3. Charlas relacionadas con la educación ambiental en los colegios. Un proceso educativo permanente con los monitores en cada localidad destinado a la formación de los niños, en sus diversos niveles, a través de la transmisión de conocimientos y de la enseñanza de conceptos de protección ambiental, orientados a la comprensión y toma de conciencia de los problemas ambientales, incorporando la integración de valores y el desarrollo de hábitos como el proceso de mejoramiento de la calidad de vida de las personas.

Posibles factores limitantes:

  1. Posición social, pasividad, resistencia social.

  2. Baja respuesta inicial por parte de los distribuidores de aceite (cadenas de los supermercados).

  3. Bajo interés empresarial del sector de depuración de aguas residuales.

  4. Falta de presupuestos destinados a concienciación ciudadana.

  5. Falta de conocimiento de manejo de herramientas para la perforación de encimera de la cocina para instalar el punto fijo del vertido de aceite usado.

Modelo de campaña:

La solución y la tarea es sencilla: coloca tu sistema fijo de almacenamiento de aceite usado en la cocina y lleva los botes llenos al contenedor correspondiente o al punto limpio más cercano.

A partir de este momento, deposita el aceite usado en tu recipiente y no lo viertas directamente en el fregadero.

De este modo, evitamos la contaminación del agua, facilitamos la depuración, evitamos constantes atascos y malos olores procedentes de las tuberías de desagües y a su vez con nuestro aceite usado se podrá reciclar y darle nuevos usos como la fabricación de combustible biodiésel.

Suministro de agua o la depuración requiere un enorme coste energético. Reducir la contaminación de residuo de aceite usado es y debe ser un objetivo primordial en las compañías que trabajan en el Ciclo Integral de Agua aunque debería convertirse también en un argumento en las campañas de concienciación dirigidas al ciudadano y promovidas por las autoridades locales, distribuidores del aceite o por las empresas de recogida de residuos.

La tarea es fácil, no verter directamente al fregadero aceite usado y con esto reducir la contaminación, un objetivo de todos y solo requiere por nuestra parte la sencilla labor de almacenamiento provisional del aceite para su posterior vertido.

Permitir que se siga echando el aceite doméstico usado por el fregadero puede causar un importante impacto en el medio ambiente, convencido de que este sencillo invento por fin, de una forma significante, reducirá la fuerte contaminación de agua y obstrucción de las tuberías del alcantarillado.

Maciek Budek Glowiñski
email:ecoembudo@gmail.com